Oaxaca, ventana abierta a la historia de la música | Mirtha Hernández

En Oaxaca hay una amplia cultura musical arraigada profundamente en sus pueblos y comunidades, entre ellos el municipio de Santa Catarina Minas, conocido por su producción de mezcal y que también tiene una fuerte tradición de bandas de viento, cuyos orígenes se remontan a las capillas musicales, impulsadas por la Iglesia virreinal.

Gonzalo Sánchez Santiago, investigador del Centro de Extensión del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM en Oaxaca, clasificó, catalogó y digitalizó cerca de un centenar de expedientes que conforman el archivo musical de ese municipio, con obras de los siglos XIX y XX; y eligió 10 piezas para transcribirlas a notación musical moderna, a fin de grabarlas y que la población las conozca.

«El proyecto está terminado, sólo falta grabar algunas piezas. Tuvimos ensayos, pero la pandemia nos impuso una pausa. En 2019 se hizo una breve presentación con los músicos en el Teatro Alcalá, de la ciudad de Oaxaca», dijo el maestro en Antropología Social y especialista en etnomusicología.

Diversos géneros

El archivo contiene piezas de carácter religioso, pero también hay valses, mazurcas, marchas, pasos dobles, polkas, fox-trot y otros géneros musicales que se encontraban en boga en ese entonces, además de arreglos para banda de oberturas como Poeta y campesino de Franz von Suppé.

En su estudio «La cultura musical de los siglos XIX y XX en Oaxaca: una aproximación a través del Archivo Musical de Santa Catarina Minas» el universitario confirma lo que otros investigadores como Sergio Navarrete ya habían notado, que en un primer momento las reformas borbónicas produjeron la reducción de gastos e inversiones en las festividades que incluían a la música, ante lo cual las comunidades indígenas desviaron sus recursos de las cajas de comunidad a las cofradías.

En un segundo momento, ya entrado el siglo XIX, los municipios asumieron responsabilidades como la educación como un paso hacía la modernización impulsada por el Estado y se incluyó a la música como una vía para transmitir los ideales de ciudadanización; sin embargo, las comunidades diseñaron estrategias para proteger sus recursos e invirtieron en la conformación de bandas de viento. En la práctica, las bandas de viento auspiciadas por los municipios servían tanto para los rituales seculares como para los religiosos.

A través del archivo musical también ha identificado que los músicos eran figuras relevantes en la organización comunitaria. Algunos, por ejemplo, pertenecían a la banda musical del estado.

Otro aspecto que revela es la forma en que las capillas musicales de viento y bandas filarmónicas fueron transformándose e innovando al incorporar diferentes instrumentos, pues se han encontrado documentos que prueban importaciones desde Europa.

Así, el archivo de Santa Catarina Minas es como una ventana que permite acercarse a la historia de la comunidad, a partir de su música.

«La música es importante pues hemos visto que cuando mencionamos el nombre de algunas piezas, se detona una serie de recuerdos, sentimientos entre los habitantes, quienes comentan que determinadas obras se tocaban, por ejemplo, en los maitines de la fiesta patronal, o las tocaban sus abuelos», apuntó el académico universitario.

También consideró significativo investigar la historia de Santa Catarina Minas, que tiene sus orígenes en el siglo XVI, tras el descubrimiento de minas de oro y plata, y que formó parte del marquesado del Valle de Oaxaca, otorgado a Hernán Cortés.

Tuvo un momento de auge con la fundación de El Real de Minas en el que recibió población española, africana e indígena de otros sitios.

«El Real de Minas se viene abajo y hay documentos, como la Geográfica Descripción del fraile dominico Francisco de Burgoa, en los que la comunidad pide que regresen los clérigos al servicio de la Iglesia pues, de alguna manera, los defendían ante la explotación», refirió el experto.

Derivado de la información encontrada en el archivo musical –que permanece en resguardo del municipio de Santa Catarina Minas–, el investigador buscó además acervos fotográficos que le permitieron crear un catálogo de imágenes y montar la exposición Música y músicos de Oaxaca. Siglos XIX y XX en el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, de la ciudad de Oaxaca.

Este artículo fue publicado originalmente en el portal de la Gaceta de la UNAM con fecha a 29 de julio del año 2021. Está bajo la licencia de la Dirección General de Comunicación Social de la Máxima Casa de Estudios de México. Foto: Francisco Parra

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s