Archivo de la categoría: Arte

Una medalla inmerecida en Yucatán (1) | Armando Pacheco Barrera

Duele, lacera e insulta que un jurado, integrado por supuestos «protagonistas de la vida cultural de Yucatán», designe como ganadora de la medalla Yucatán 2021 a Margarita (¿o Márgara?) Díaz Rubio, cuya labor se limita inflar egos y que no está comprometida al cien por ciento con su certamen de poesía, pues los ganadores de sus ediciones, aún no ven plasmada su poética en papel.

Este reconocimiento, que ha tenido como estandarte a grandes personalidades de arte, ciencia, política, etcétera, y que han puesto el nombre de Yucatán arriba en el país y extranjero, hoy se ve atropellado por la decisión de tres individuos clientelistas, arteramente alineados con un sistema neoliberal antirrepublicano, y que se supone analizó cada una de las doce propuestas que se les asignó.

¿Cómo otorgar esta medalla (ya disminuida a medallita) a quien sólo aporrea su lengua meridana (producto del esclavismo burgués yucateco) pero desconoce a nuestro pueblo, a nuestras verdaderas tradiciones? ¿Cómo darle tal reconocimiento a alguien que ha ofendido a los nativos de la antigua ciudad Maya T’hó con un monumento dedicado a los asesinos de nuestros ancestros….

(Continuará….)

Armando Pacheco: Escritor, periodista y coordinador de la galería, librería y foro multicultural Amorcito Corazón

Abre sus puertas «Amorcito Corazón» como galería, librería y foro artístico comunitario

Ubicada en la calle 91 con 62, a unos metros del Monumento dedicado al Ídolo de México, Pedro Infante, la galería «Amorcito Corazón» posee imágenes del actor e intérprete. Por muchos años su directora Bekina Fernad se ha esmerado por recordar al «Rey de las rancheras», principalmente en sus aniversarios de nacimiento y luctuoso.

Seguir leyendo Abre sus puertas «Amorcito Corazón» como galería, librería y foro artístico comunitario

El placer de retratar con manos y pinceles | Jesús Solís Alpuche

«El arte es peligroso, el arte no es casto; no están hechos para el arte los inocentes ignorantes. El arte que es casto no es arte».

«La enseñanza académica de la belleza en una superchería. El Arte no consiste en la aplicación de un canon de belleza sino en lo que el instinto y el cerebro son capaces de concebir más allá de ese canon».

Pablo Picasso

Arte y Cultura en rebeldía, recibe con gusto el reporte de Royer Castro Montalvo, en cuyo índice se le cataloga de mente muy inquieta y predispuesta a la provocación.

Seguir leyendo El placer de retratar con manos y pinceles | Jesús Solís Alpuche

El 2 de octubre: entre la memoria y el olvido

En la presentación de Faro de emoción y subversión, libro de versos y poemas, cuyo presentador fue Alfonso Pliego dijo que la poesía de Jesús Solís Alpuche plantea una concepción ética y estética del discurso literario, cuyo proceso de producción merece un análisis detenido sobre su implicación ideológica: pues habría que revisar las relaciones entre su militancia política y su quehacer estético, con el fin de acercarse, desde un enfoque semiótico y sociodiscursivo, al caracter dialectico que ubyace en la praxis estética de sus versos Y SU CONCEPCIÓN DEL PARA QUÉ SIRVE LA ESCRITURA Y LA LITERATURA…

En un ambiente comunitario con dirigentes sociales entre los que destacaron el editor Armando Pacheco, quien abre la presentación del libro Faro de Emoción y Subversión que inicia Alfonso Pliego Santos. Hubo un interesante encuentro cultural alternativo en el que participó la directora del local Bekina Fernández y el pintor y grabador Manuel May Tilán, quien es egresado de La Esmeralda, escuela de artes plásticas del INBA. También intervinieron en los comentarios activistas populares y sociales como Paula Lira Moguel de AEPAF, l@s maestr@s Hilda Mirna Diaz Caballero, Francisco Pat, de Morena. Don Roger Noh Ramos, dirigente de pensionados y jubilados del IMSS y Don Eusebio Moo Tec, líder de obreros y campesinos.

En este contexto, el autor de Faro de Emoción y Subversión, le pedimos su opinión sobre el 2 de octubre, fecha paradigmática de violencia de la violencia e impunidad en México

¿Por qué no hemos podido acceder a la verdad y la justicia?

-Si queremos comprender los obstáculos a los que la sociedad mexicana se ha enfrentado para lograr este objetivo, no podemos dejar de lado que, para construir la versión oficial sobre lo acontecido el 2 de octubre de 1968 se conformó una política gubernamental que podemos denominar «operación silencio».

Un manejo faccioso de la memoria, que contempló desde el ocultamiento y destrucción de documentos impresos y fílmicos, hasta el encarcelamiento, la desaparición forzada y el asesinato de opositores. Siempre dentro del marco de un discurso de combate contra el riesgo comunista. Odio y miedo a la estirpe redentora, diría Antonio Machado.

El 15 de octubre de 1968, yo tripulaba una hermosa lacha rápida Bertram que acompañaba las regatas olímpicas en Acapulco, Guerrero, sede de esas competencias de la Olimpíada realizada en México del 12 al 27 de octubre de 1968.

Hasta esos días, poco se sabía de los hechos reales de la masacre de Tlatelolco, y la Plaza de las tres Culturas en el Distrito Federal; los medios como siempre habían callado, hasta que la tarde de día 15, atracado en el muelle fiscal, compre la revista ”Por Qué!”, que dirigía Mario R. Menéndez…

Después de solicitar la baja de la Marina, -de acuerdo al Reglamento y la ética militar en el ARTÍCULO 42 que dice «El militar podrá pedir su baja, cuando no esté conforme con la orientación que el Supremo Gobierno dé a la política del país, pero de ninguna manera mientras esté en servicio, dará mal ejemplo con sus murmuraciones exteriorizando su disgusto; en este caso será severamente castigado», la cual no se me concedió, por considerar mis servicios necesarios y que las versiones periodísticas eran «amarillistas» y sin sustento-, escribí a mi novia de entonces el siguiente verso que viene en el libro presentado el pasado 1 de octubre en la galería y librería «Amorcito Corazón’» cuya primera edición de Faro de Emoción y Subversión, publicó Maldonado Editores en 1986.

CARTA A MI NOVIA EN 1968

Gloria Elena.

En octubre

me rompieron los sueños.

Ya no te escribiré versos,

ni canciones de amor…

Los enigmas de la Mona Lisa que el Prado no ha resuelto | Peio H. Riaño

Si te cruzaras con la Gioconda por la calle nunca sería la del Louvre, porque no existe. La del Prado, en cambio, es real. Así explicaba Enrique Quintana, el responsable de los talleres de restauración del museo, la diferencia entre el retrato más popular de la historia de la pintura y su versión. Según esta interpretación Leonardo da Vinci realizó un experimento interminable que acabó convirtiendo a la retratada, Lisa Gherardini, en otro ser, mientras que uno de sus colaboradores del taller atendió el encargo de Francesco del Giocondo y retrató a su esposa. Ella es la que descansa en el Prado, rodeada de curiosos que no pueden fotografiarla y de un misterio que, una década después de su redescubrimiento, el museo español no ha resuelto: ¿quién pintó el cuadro?

Seguir leyendo Los enigmas de la Mona Lisa que el Prado no ha resuelto | Peio H. Riaño

La canción: un arma de lucha (Primera parte) | Víctor Jara

La canción nace junto al hombre y su necesidad de expresar una interioridad subjetiva y hacerla universal, mediante un acto de comunicación y  participación. Es por eso que la canción no hace sino mostrar aquello que el hombre es, y desde sus orígenes tiene una estrecha relación con la problemática del existir y el medio ambiente en el que se desarrolla esa existencia. Así, por ejemplo, las manifestaciones musicales del hombre primitivo están ligadas a lo mágico-religioso, a lo mítico, demostrando que la canción nace como una necesidad y no como un mero entretenimiento, sino que por el contrario, lleva consigo ya en sus orígenes una finalidad que sirve a la aclaración de su conflicto de hombre vivo y libre sobre la tierra. El hombre cantó, y hasta hoy este canto persiste en la tradición folclórica de los pueblos, para fortalecerlo frente al mal y las fuerzas contrarias que oprimen su vida. Cantó para fructificar la cosecha, para estimular sus energías en el trabajo, para beneficiar sus frutos en la caza, para llamar a la lluvia y espantar las tormentas.

Seguir leyendo La canción: un arma de lucha (Primera parte) | Víctor Jara